Los problemas de comportamiento pueden estar causados o empeorados por problemas de origen “médico” u “orgánico” (Overall, 2003, Bowen and Heath, 2005, Beaver, 2009).

En ocasiones la relación entre la patología médica y el problema de conducta puede ser a veces muy obvia y en otras ocasiones no tanto, por eso, cuando un problema de comportamiento aparece y sobre todo de forma súbita es necesaria la combinación de entrenamiento y clínica.

El dolor, especialmente el de curso crónico, tiene especial relevancia en los problemas de conducta. Los signos clínicos de dolor en los animales pueden ser:

Perdida de comportamientos normales como la disminución o ausencia de actividad, de la conducta de alimentación, letargia

Aparición de conductas anormales como conductas agresivas, miedos y fobias, alteraciones en las interacciones con el/los propietarios o con otras mascotas de la casa o ajenas, expresión facial alterada, postura alterada, conductas repetitivas.

Reacciones al tacto, alteraciones de parámetros fisiológicos como respuesta al estrés, incremento de la de la frecuencia cardíaca, respiratoria, de la temperatura corporal y de la presión sanguínea, además de la dilatación pupilar.


En todos los caso, el dolor implica una necesidad de tratamiento.

En Pulso Animal somos expertos en conductas asociadas al dolor crónico animal. Combinamos entrenamiento y clínica. Almudena Escobar es la única entrenadora en esta disciplina a nivel nacional.

Impartimos formación a escuelas, veterinarios y a cualquier grupo o particular interesado.


Solicita información

Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted